24HS NOTICIAS

Economía subterránea aumentará a causa del covid-19

Bajas en la economía estatal correspondiente al 2020, pueden deberse al considerable aumento de la economía generada en la clandestinidad y en la informalidad, la cual aumentó durante la crisis ocasionada por la pandemia.
POR 24HS NOTICIAS - 16 de Noviembre de 2020 16:28 80
Economía y finanzas El incremento del contrabando representa una baja importante en el Producto Interno Bruto, y este a su vez en inversiones en entes estatales.  Fuente: Última Hora.
El incremento del contrabando representa una baja importante en el Producto Interno Bruto, y este a su vez en inversiones en entes estatales. Fuente: Última Hora.

La Asociación Pro Desarrollo Paraguay emitió su informe anual, en el mismo se estima que la economía en negro aumentará un 3,3% con respecto a años anteriores, lo cual representa el 42,7% del Producto Interno Bruto (PIB) de Paraguay, y su valor en dólares equivale a 16.647 millones. El análisis indica que se debe a la paralización de actividades formales durante la pandemia, lo cual impulsó el crecimiento del contrabando.

 

Los datos fueron publicados por el Ministerio de Industria y Comercio (MIC), entre estos también se detalló que solo el 30% de las empresas operantes poseen RUC, estos son 263.206 negocios de las 870.598 firmas existentes, es decir que un total de 607.492 compañías operan sin poseer el Registro Único de Contribuyente (RUC) en nuestro país.

 

El informe también expuso que, en el universo de empresas formales, solo el 18% de las mismas, cuentan con la inscripción de sus funcionarios en el Instituto de Previsión Social (IPS), y por ende en el registro del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social (Mtess), lo cual equivale a poco más de 2.600 negocios, de los 47.000 que deberían estar inscriptos en ambos registros.

 

Este sistema se agudiza en este 2020, y la Asociación estima que la economía producto del contrabando de mercaderías podría representar incluso un 46% del PIB, esto a causa de que varios locales tuvieron que recurrir a la clandestinidad, a consecuencia de las medias sanitarias adoptadas por el gobierno, a fin de evitar la propagación del nuevo coronavirus en el territorio paraguayo.

 

Los datos recientemente expuestos corresponden al análisis preliminar del cierre del primer semestre del año, por lo cual se estima que vaya en aumento, ya que además el informe también indicó un incremento en la tasa de desempleo y desocupación, debido a los despidos y quiebres de negocios ocasionados por el confinamiento y la paralización de actividades, durante la cuarentena aplicada por la pandemia.

 

La Dirección General de Estadísticas, Encuestas y Censo (Dgeec), publicó datos extraídos durante el segundo trimestre del 2020, en los mismos se presentan que la tasa de desempleo cerró con un 7,6%, y el de subocupación (personas que trabajan menos horas y que están disponibles para trabajar más tiempo), se registra con un incremento de 7,7%; lo cual refleja que alrededor de 500.206 personas activas laboralmente, no tenían empleo o trabajaban menos horas de las que disponían para hacerlo.

 

En el primer trimestre de la segunda mitad de este 2020, el porcentaje de subocupación volvió a aumentar un 1,5%, mientras que el de desocupación presentó un incremento del 1,7%. El Ministerio de Hacienda también presentó un informe en el que se expone que el gasto público en el país creció un 10% anual, registrado en los últimos 20 años, lo cual no se tradujo en mejoras en el sistema educativo, salud pública ni protección social.

 

En este último documento también se hace alusión a las condiciones que se dan para la informalidad, y la repercusión que esta tiene con respecto a la economía estatal, se menciona además un dato expuesto por el Banco Interamericano de Desarrollo (BIP), que corresponde al 2018, en el mismo se detalla que una ineficiencia en la gestión de producción e inversión del gasto público representa una baja del 3,9% del PIB, el cual equivale a más de 8.175.480 millones de guaraníes.

 

Esto a su vez repercute en inversiones equivalentes a un 5,5% de ingresos al PIB, que podrían ser destinados para el Instituto de Previsión Social, un 6,9% para el Ministerio de Educación y Ciencias, y hasta un 26,6% que, de existir un manejo adecuado, pueden ser ejecutados y direccionados al Presupuesto General de Gastos de la Nación.

TEMAS: